Grammy 2012 manual de equivocaciones parte 2

La cantante británica Corinne Bailey Rae peca de exceso de volumen, si tu vestido es de por sí llamativo,  como este de Christian Siriano, no hagas que tu peinado compita con él en protagonismo o nadie sabrá a qué prestarle atención.

Sade no peca de exceso de tela en el vestido y opta por algo tan sencillo como apretado. Con esta pequeña pieza se mueve peligrosamente entre lo sexy y lo vulgar inclinandose más hacia lo segundo y sin mencionar que sus piernas necesitan un poco de solarium para equilibrarse con el resto.

La socialité Amber Rose con un vestido amarillo de Versace, que es muy bonito pero que en ella no acaba de encajar. Quizás sea el color de su corto pelo, las uñas de vampiresa o los tatuajes pero lo cierto es que el resultado final se aleja de la sexy delicadeza femenina de las creaciones de Donatella Versace.

La actriz Pauley Perrete, ni fu ni fa, con un vestido negro que cualquiera podría llevar cualquier día, sin ningún toque que lo haga especial.

Lindsay Pearce, nueva estrella de la serie norteamericana Glee, con un look imposible, solo apto para carnavales. El vestido no tiene forma, lo cual no le ayuda en absoluto y esa especie de leggins solo acentúan el grosor de sus piernas.

Lo de Sasha Gradiva, artista electro-pop nacida en Rusia y poco conocida, no se puede explicar, suponemos que se trata de llamar la atención.

Terminamos con la que más llamó la atención con una capa rojísima de Atelier Versace, la siempre sorprendente cantante Nicki Minaj.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s